Browse By

La Historia del Noreste de México en un museo, EL MUNE

MUNEMUNE es un proyecto del Gobierno del Estado de Nuevo León, realizado por el Museo de Historia Mexicana ante la necesidad de mostrar lo que somos, a través de un montaje permanente sobre historia regional que comprende los estados de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y Texas, desde tiempos remotos hasta nuestros días.
MUNE-Placa2El Museo del Noreste, fue inaugurado el 21 de septiembre de 2007 por el presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Lic. Felipe Calderón Hinojosa y el Gobernador del Estado de Nuevo León, Lic. José Natividad González Parás, como uno de los proyectos puntuales de infraestructura cultural que se asoció estrechamente con la celebración del Fórum Universal de las Culturas Monterrey 2007.
En su primer año de vida el Museo del Noreste recibió 141,520 visitantes que disfrutaron  de sus actividades, su colección permanente  y tres exposiciones de temporales de talla internacional,  pero sobre todo, han conocido la historia regional del  Noreste mexicano que se templó a fuerza de trabajo.
Por su  Planeación y Proyecto de Museo Abierto al Público,  el Museo del Noreste recibió el Premio Miguel Covarrubias 2008  del INAH, esta distinción fue otorgada a Margen Rojo.

EL CONCEPTO MUSEOGRAFICO

El concepto museográfico de MUNE fue encomendado a Margen Rojo, tiene una visión de largo aliento y con carácter binacional, porque así ha funcionado durante toda la vida, ya que el Noreste no termina con la línea internacional que marca el Río Bravo, ni Texas puede entenderse si no es por la intensa interacción que siempre ha tenido con la inmediata geografía mexicana.
Para la realización del guión histórico se contó con la participación de destacados investigadores nacionales como: el maestro Israel Cavazos Garza, el historiador César Morado, la arqueóloga Diana  Zaragoza, el arqueólogo Gustavo Ramírez, el Dr. Manuel Ceballos, el Dr. Mario Cerutti Pigna, el arqueólogo Patricio Dávila, la historiadora Lydia Espinosa, Dra. María del Rocío González Maiz-Flores, Dra. Cecilia Sheridan, Dr. Luis Gerardo Morales, historiador Héctor Jaime Treviño Villarreal y Dr. Cuauhtémoc Velazco. La revisión final estuvo a cargo del Dr. Octavio Herrera, destacado investigador del Colegio de la Frontera Norte.

EXPOSICIÓN PERMANENTE

El Museo del Noreste plantea de inicio un reto extraordinario, porque, a diferencia de una visión tradicional, inicia su recorrido por nuestros días, la época actual con lo que el común de la gente está familiarizada, de tal forma que a medida que se introduce en su interior, encontrará las respuestas que explican la construcción del presente. Es decir, está diseñado como un túnel del tiempo, en el que los temas y los periodos históricos tienen una secuencia retrospectiva.
Cada sala tiene cuatro hilos conductores que son: medio ambiente; construcción del espacio; hombre-identidad cultural- marginación; y procesos de transformación económica.

SALA INTRODUCTORIA: NORESTE ACTUAL

En esta sala el público encontrará una visión contemporánea del Noreste.

SALA 1: INTEGRACIÓN FUNCIONAL

La sala está dedicada al periodo que abarca de 1876 a 1910.

SALA 2: CONFORMACIÓN DE LA FRONTERA

Después se continúa con la “Conformación de la Frontera”, donde se muestran los acontecimientos que determinaron que el río Bravo se convirtiera en límite internacional.

SALA 3: FORJA REPUBLICANA

Esta sala aborda el surgimiento de las entidades federativas norestenses.

SALA 4: ESTRUCTURACION COLONIAL

Comprende de la segunda mitad del siglo XVIII hasta 1821, cuando el noreste adquirió por vez primera un carácter regional.

SALA 5: VIRREINATO FORMATIVO

Avanzando por el túnel del tiempo se llega al periodo relacionado con la era del contacto entre las culturas occidental e indígena.

SALA 6: EL NORESTE ANTIGUO

En esta sala se plasma la larga temporalidad de los nómadas recolectores y las sociedades sedentarias que los rodeaban.

EL EDIFICIO

Cortesía Fermín Téllez

Cortesía Fermín Téllez

El edificio del Museo del Noreste fue diseñado por los arquitectos Edmundo Salinas y Manuel Lasheras, su escala es similar a la del Museo de Historia Mexicana en cuanto al recubrimiento, pero en su aplicación las juntas horizontales se enfatizaron separándolas media pulgada una de la otra logrando así una sensación de capas con movimiento en referencia directa a las capas geológicas y dándole el carácter de museo de historia intrínseco en su arquitectura.

Las salas de exhibición consisten en una serie de mezanines que se comunican a través de una rampa principal que permite al visitante realizar un recorrido a través de los 1,600 metros cuadrados de exposición permanente y 1,000 metros cuadrados.
Su diseño es una extraordinaria obra material de perfiles arquitectónicos modernistas, ya que su interior estará enriquecido por un valioso y trascendente legado que tiene que ver con la esencia de lo que somos y de lo que deseamos seguir siendo. Con ello, Nuevo León y su capital Monterrey, nuevamente se pondrán a la vanguardia en el campo del conocimiento y de la cultura mexicana.

UBICACIÓN

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.